elhacker.net cabecera Bienvenido(a), Visitante. Por favor Ingresar o Registrarse
¿Perdiste tu email de activación?.

 

 


Tema destacado:


+  Foro de elhacker.net
|-+  Foros Generales
| |-+  Foro Libre (Moderador: Kasswed)
| | |-+  Comunismo prohibido por criminal: el debate que trasciende Eslovaquia
0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.
Páginas: [1] Ir Abajo Respuesta Imprimir
Autor Tema: Comunismo prohibido por criminal: el debate que trasciende Eslovaquia  (Leído 347 veces)
Machacador


Desconectado Desconectado

Mensajes: 3.841


Volví... grrrrrrrrrr...


Ver Perfil WWW
Comunismo prohibido por criminal: el debate que trasciende Eslovaquia
« en: 31 Diciembre 2020, 13:29 pm »

Comunismo prohibido por criminal: el debate que trasciende Eslovaquia

Eslovaquia aprobó recientemente una ley que proscribe el comunismo. Pero el núcleo del problema no es la existencia de una plataforma política totalitaria, sino el hecho de que la gente la vote


Solo en algunos países que no han sufrido el comunismo no entienden que dicho sistema es igual o peor al nazismo o el fascismo

Eslovaquia ha aprobado una ley que declara “organización criminal” al Partido Comunista y prohíbe la utilización pública de sus símbolos. Con ello se une a un coro de naciones que ya han adoptado análogas disposiciones.

¿Serán estas medidas realmente efectivas para eliminar el peligro que un régimen totalitario implica? ¿Generarán tal vez un indeseado efecto secundario de simpatía hacia los “proscriptos”? Y quizás lo más importante: ¿son ellas compatibles con los principios rectores de la libertad de expresión, el derecho de asociación y el debate de ideas que caracterizan a las sociedades genuinamente libres? ¿No estaremos poniendo rumbo hacia un “neoautoritarismo” de sentido contrario?

Las resoluciones europeas

La ley eslovaca se inscribe en el marco de la ley de Memoria Histórica dictada por el Parlamento europeo del 18 de septiembre de 2019.

Dicha resolución afirma que “deben mantenerse vivos los recuerdos del trágico pasado de Europa, con el fin de honrar la memoria de las víctimas, condenar a los autores y establecer las bases para una reconciliación basada en la verdad y la memoria”. Seguidamente subraya que la Segunda Guerra Mundial, fue “resultado directo del infame Tratado de no Agresión nazi-soviético del 23 de agosto de 1939, también conocido como Pacto Molotov-Ribbentrop y sus protocolos secretos, que permitieron a dos regímenes totalitarios, que compartían el objetivo de conquistar el mundo, repartirse Europa en dos zonas de influencia”. Y por último solicita a todos los Estados miembros marcar el 23 de agosto como Día Europeo Conmemorativo de las Víctimas del Estalinismo y del Nazismo”.

En consonancia, pues, el Parlamento eslovaco consideró que el partido que rigió los destinos de la República Socialista de Checoslovaquia entre 1948 y 1990 y su ramificación actual, el Partido Comunista de Eslovaquia serán tenidos por organizaciones criminales. Por lo tanto, se prohíbe la exhibición de sus símbolos, así como asignar a calles, plazas, o espacios públicos nombres de personajes representativos de dicha ideología.

En otros países

La vecina República Checa tiene una norma análoga, vigente desde 1993. Otras naciones europeas que han seguido senderos similares, han sido las ex Repúblicas bálticas de Letonia y Lituania, donde se dictaron las respectivas legislaciones prohibitivas en 1991. Entre las que lo hicieron más recientemente, Ucrania, en 2015.

Fuera del ámbito europeo, tal vez el ejemplo más conspicuo sea el de Indonesia, donde reiterados reportes dan cuenta de arrestos de personas por motivos tan simples como llevar puestas camisetas con dibujos de la hoz y el martillo. Las sentencias, impensables en Europa, pueden llegar en Indonesia hasta los 15 años de prisión, por lo que el jefe de la Policía Nacional Badrodin Haiti advierte: “No jueguen. En serio. Lean la ley”.

¿Cómo lo justificamos?

En su liminar libro “Liberalismo”, Ludwig von Mises escribió: “sólo la tolerancia puede crear y mantener la paz social, sin la cual la humanidad recaería en la barbarie y en la penuria de los siglos pasados”.

A esa barbarie y penuria alude el premiado periodista Flemming Rose cuando dice: “En términos históricos, la tolerancia es una invención relativamente reciente. Hasta los siglos XVI y XVII pocos se molestaban en pensar acerca del valor de la tolerancia. Cuando se trataba de disidentes religiosos, se consideraba un deber perseguirlos como amenazas para el orden político y la salud espiritual de la sociedad. Los creyentes eran obligados a erradicar a herejes y blasfemos; de otro modo ellos y sus comunidades se arriesgaban a convertirse en blancos de la ira de Dios”.

El proceso que condujo a la humanidad a comportamientos más respetuosos y tolerantes fue ciertamente largo y tortuoso. Entre sus marchas y contramarchas se sumaron aportes como los de Voltaire, para quien la tolerancia es la consecuencia necesaria de constatar nuestra esencial falibilidad, y que perdonarnos nuestras mutuas insensateces es “primer principio” del derecho natural.

Dicho sea de paso, hete aquí la paradoja de paradojas. El “Tratado sobre la Tolerancia de Voltaire” de 1763, fue inmediatamente incluido por la Iglesia católica en el Index de libros prohibidos

Un siglo después de Voltaire, John Stuart Mill, por su parte, se enfocaba en los aspectos “utilitarios” de la tolerancia: el refinamiento en la precisión y el detalle que emerge de todo intercambio de ideas y la satisfacción que brinda poder efectuar las propias elecciones entre una amplia oferta de ideas disponibles.

Pero naturalmente, la cuestión no ha quedado zanjada. Primero, porque la tolerancia no es algo que a los humanos se nos dé de modo natural: baste observar el berrinche de cualquier infante ante la insatisfacción de un deseo para darnos cuenta de que no estamos innatamente preparados para la frustración. Y segundo, porque el estudio de la historia reciente nos coloca frente al triunfo de regímenes totalitarios que han aplastado libertades en una escala que empequeñece las más escalofriantes ejecuciones de protestantes llevadas adelante por la muy católica Mary I Tudor en la Londres del siglo XVI.

La paradoja de la tolerancia

Karl Popper, en su obra “La sociedad abierta y sus enemigos” expuso en 1945 lo que ha dado en llamarse “la paradoja de la tolerancia.” Consigna puntualmente el autor: “Si no nos hallamos preparados para defender una sociedad tolerante contra las tropelías de los intolerantes, el resultado será la destrucción de los tolerantes (…) Deberemos reclamar entonces, en nombre de la tolerancia, el derecho a no tolerar a los intolerantes. Deberemos exigir que todo movimiento que predique la intolerancia quede al margen de la ley“.

Sin embargo, sostener que con esto se da sustento a legislaciones proscriptivas constituye una lectura recortada del auténtico pensamiento popperiano, del cual suelen omitirse estas otras citas morigeradoras de aquella rotunda afirmación inicial: “Con este planteamiento no queremos significar, por ejemplo, que siempre debamos impedir la expresión de concepciones filosóficas intolerantes; mientras podamos contrarrestarlas mediante argumentos racionales y mantenerlas en jaque ante la opinión pública, su prohibición sería, por cierto, poco prudente. Pero debemos reclamar el derecho de prohibirlas, si es necesario por la fuerza, pues bien puede suceder que no estén destinadas a imponérsenos en el plano de los argumentos racionales, sino que, por el contrario, (lo hagan) mediante el uso de los puños o las armas.

Ahora bien, si en pos de la defensa de una sociedad libre vamos a sacrificar las libertades de expresión y asociación, se impone clarificar entonces el límite entre “los dichos” y “los hechos”. ¿Qué vamos a entender por hechos? ¿Y qué tratamiento le vamos a dar a los actos simbólicos?

¿Quemar una foto de la reina o arrancar las hojas de un Corán son, por ejemplo, actos de violencia que habilitan una proscripción? ¿Pueden una caricatura racista o un chiste xenófobo ser denunciados por producir daño psicológico y conducir a su supresión? ¿Dónde marcamos el límite entre los dichos y los hechos?

Además, como escribió Pablo Magaña en “La paradoja de la paradoja de la tolerancia”: “No basta con que creamos que los miembros de un grupo son intolerantes, sino que es necesario que estos sean efectivamente intolerantes”.

Y entretanto, proscripciones mediante, ¿no corren nuestras sociedades libres el riesgo de empezar a despeñarse por una pendiente que conduzca hacia un valle tan totalitario como el que estamos tratando de evitar?

Tales han sido, entre otros, los fundamentos de aquellas sentencias de Tribunales Supremos que en diversos países han declarado inconstitucionales normas similares a la eslovaca. Moldavia, Polonia, los Estados Unidos, Taiwan han debido dar marcha atrás en sus intentos de proscribir ciertos partidos, habiendo sus cortes ponderado como inviolables los derechos de expresión y de asociación.

¿Es eficaz proscribir?

Al debate de fondo cabe agregar el análisis de la dimensión práctica.

Alemania, uno de los países “pioneros” en la proscripción del comunismo en 1956, eximió de su alcance al KPD (Partido Comunista de Alemania o Kommunistische Partei Deutschlands) por disposición especial de los tratados de reunificación. Sin embargo, ya existía un partido comunista en Alemania, el DKP (Partido Comunista Alemán o Deutsche Kommunistische Partei). ¿Por qué? Porque era un partido nuevo. El Partido Comunista podía haber sido proscripto pero ninguna restricción era legítimamente aplicable a una nueva organización. Como resultado, hoy, el KPD y el DKP coexisten y cooperan. En definitiva, en vez de ninguno, ahora hay dos.

En otros casos, como Irán, el partido comunista sobrevive en la clandestinidad, al tiempo que abre “representaciones” en Alemania, Finlandia, Suecia, Noruega, Dinamarca, el Reino Unido, Australia y Canadá. Estará proscripto en su país, pero tiene proyección internacional. Paradojas de las prohibiciones.

¿Por qué la gente vota al comunismo?

En definitiva, el núcleo del problema no es la existencia de una plataforma política totalitaria, sino el hecho de que la gente la vote.

Argumenta al respecto Luis Ferrini que en una primera aproximación podría teorizarse que la gente vota autoritarismos porque no ha vivido bajo ellos, es atraída por sus fantasías idealistas o ha sido seducida por algún carismático gurú.

Sin embargo, hay otra idea que el autor encuentra más potente, y es que en la medida en que asumirnos libres implica también asumirnos responsables, es más fácil elegir alternativas que eliminen la responsabilidad individual, aun a costa de entregar a cambio la libertad.

Por supuesto, la teórica vuelta a la seguridad del nido infantil donde las necesidades son mágicamente resueltas, tiene como contrapartida resignar la libertad. Pero eso no es inmediatamente percibido. Menos aun se advierte que ninguna necesidad será realmente cubierta en los totalitarismos ni que la vida se tornará opaca, miserable y triste.

Según Ferrini, así como en tanto individuos nuestra adquisición paulatina de libertades va de la mano con la asunción cada vez mayor de responsabilidades, existen también sociedades parcialmente responsables (que se corresponderían con los regímenes democráticos tradicionales) y sociedades plenamente responsables (asociadas con las propuestas libertarias). Pero ese camino es “cuesta arriba”. Y las plataformas autoritarias, que proponen un idílico regreso a la dependencia infantil, son en ese sentido mucho más atractivas.

Si a eso le sumamos, proscripción mediante, la irresistible “atracción por lo prohibido”, el efecto “boomerang” puede ser catastrófico.

Si hace falta un ejemplo histórico para corroborarlo, baste pensar en el cristianismo. Condenado al inicio a las sombras de las catacumbas, terminó elevado por el emperador Teodosio en el año 380 a religión oficial única del Imperio romano. Y más aún, el propio decreto, conocido como Edicto de Tesalónica “Cunctos populos” («A todos los pueblos») emprendió una persecución inversa, diciendo: “Ordenamos que tengan el nombre de cristianos católicos quienes sigan esta norma, mientras que los demás los juzgamos dementes y locos sobre los que pesará la infamia de la herejía”.

En definitiva, no se trata de permitirnos acallar a los demás. Al contrario, se trata de estimularnos a discutir con los demás. Porque es el disenso, y no el consenso, la nota sobresaliente de la sociedad abierta.

Algunos llamarán a esto ingenuidad. Otros, batalla de ideas.

https://panampost.com/morellana/2020/11/24/prohibir-partido-comunista/

 
:rolleyes: :o :rolleyes:
En línea

"Solo tu perro puede admirarte mas de lo que tu te admiras a ti mismo"
Tachikomaia


Conectado Conectado

Mensajes: 328



Ver Perfil
Re: Comunismo prohibido por criminal: el debate que trasciende Eslovaquia
« Respuesta #1 en: 31 Diciembre 2020, 18:47 pm »

Que yo sepa comunismo es que todos sean dueños de los medios de producción. Eso sólo existió quizá entre indígenas, indios, etc. Cuando una persona se vuelve millonaria mientras otros sufren hambre o algo así, entonces no es comunismo, es oligarquía.
En línea

#!drvy


Desconectado Desconectado

Mensajes: 5.592



Ver Perfil WWW
Re: Comunismo prohibido por criminal: el debate que trasciende Eslovaquia
« Respuesta #2 en: 31 Diciembre 2020, 23:07 pm »

Citar
¿Por qué la gente vota al comunismo?

En definitiva, el núcleo del problema no es la existencia de una plataforma política totalitaria, sino el hecho de que la gente la vote.

Argumenta al respecto Luis Ferrini que en una primera aproximación podría teorizarse que la gente vota autoritarismos porque no ha vivido bajo ellos, es atraída por sus fantasías idealistas o ha sido seducida por algún carismático gurú.

Sin embargo, hay otra idea que el autor encuentra más potente, y es que en la medida en que asumirnos libres implica también asumirnos responsables, es más fácil elegir alternativas que eliminen la responsabilidad individual, aun a costa de entregar a cambio la libertad.

Por supuesto, la teórica vuelta a la seguridad del nido infantil donde las necesidades son mágicamente resueltas, tiene como contrapartida resignar la libertad. Pero eso no es inmediatamente percibido. Menos aun se advierte que ninguna necesidad será realmente cubierta en los totalitarismos ni que la vida se tornará opaca, miserable y triste.

Yo soy más partidario de esa segunda.. y a mayores de una tercera. Tengo familiares que estarían encantados de volver al comunismo... Porque cuando vivieron bajo comunismo, vivieron mejor (eso piensan ellos) que como viven ahora. En gran parte es cierto, mi país natal estuvo en una posición económica y de desarrollo mucho mejor que en la que esta ahora.. claro que eso es solo si ignoramos la privación total de libertades y el régimen totalitario que estaba impuesto. Me acuerdo como mi abuela me contaba que mi abuelo se tenía que esconder en el sótano para escuchar una emisora occidental porque si lo pillaban obviamente no duraría vivo por mucho.

Y pues pasa lo mismo aquí con el régimen franquista. Hay mucha gente que dice que con Franco se vivía mejor, tenían menos responsabilidad y bla bla bla ... Pero obviamente se ignora por completo la libertad y el totalitarismo pues al mismo tiempo que te construían un embalse, te fusilaban 20 personas por no ser afines al régimen..


Dicho esto, recuerdo que a raíz de lo que pasó en Crimea, el "nuevo" gobierno Ucraniano también prohibió el comunismo y de hecho se volcaron a tirar estatuas de tiempos comunistas... pero curiosamente no prohibieron el fascismo que prolifero a raíz de la "revolución" que sufrieron.

https://es.wikipedia.org/wiki/Svoboda_(partido)
https://es.wikipedia.org/wiki/Sector_Derecho

En definitiva, todos los extremos son malos.

Saludos
« Última modificación: 31 Diciembre 2020, 23:15 pm por #!drvy » En línea

FreeCellnet

Desconectado Desconectado

Mensajes: 108


Ver Perfil
Re: Comunismo prohibido por criminal: el debate que trasciende Eslovaquia
« Respuesta #3 en: 6 Enero 2021, 00:15 am »

El comunismo no creo que se vuelva a dar, porque hoy dia es dificil que el pueblo se vuelva en armas contra el poder militar que sustenta el gobierno, para ejercer una anarquia, o un representante elegido libremente por cada 125.000 personas, dado que tiene un cierto regimen de libertades y que en mayoria viven en el "Estado del Bienestar", y una minoria es la que pasa hambre, es decir, seria extraño que en un pais que tiene las necesidades basicas cubiertas, como comida o cobijo, se arriesgara a agregarse con otras personas para eliminar a las fuerzas que sustenten el despotismo. Ya que son una minoria, si fueran mayoria, si lo harian, porque estamos hablando de la incertidumbre de no tener comida y para morir de hambre la gente que tiene dignidad se defiende.

Se puede culpar al comunismo de sus consecuencias, pero fue mas democratico, y en el tiempo que se desarrollo sirvio para instaurar un reparto despues de derrotar la monarquia absolutista del zar, pero la teoria esta bien, sirvio para repartir la riqueza concentrada de un monarca, y no es mas criminal que las monarquias absolutistas. La republica pudo desencadenar horror en mi pais, pero fue la mas democrática.

No se prohibe el fascismo, no se prohibe las monarquias.

Sin duda, Eslovaquia sabe de los horrores del comunismo, pero ignora por completo que no se puede criminalizar y prohibir una doctrina por como es usada.

El comunismo fue una estructura de poder de mas de casi 100 años, debia de haber una corrupcion inmensa, que no solo no produjera el reparto eficaz de alimento, sino que la misma estructura de poder corrompiera las mentes de las personas que ostentan el poder para volverse sanguinarios en contra de la gente en ciertos sentidos dado que se sustentan de una doctrina militar ferrea, porque el sistema democratico de un juicio justo no siempre se celebraba, cuando un alto cargo obserbava corrupcion, lo colgaban, al igual que china sigue ejecutando personas cuando cometen un delito grave en el cargo de funcionario.

Sin embargo hay una alta disciplina a la hora de ejecutar la justicia, cuando el caso es notorio, porque si hay cierta independencia judicial, aunque los casos no creo que sean conocidos por television, dado que es del estado, en el caso de ser comunista.

Un estado comunista puede tener un grado de militares, de por si ya disciplinados, por eso la crueldad de las consecuencias si se corrompian, para dar ejemplo, el estilo ruso del respeto, los altos cargos son los que se corrompen, ya que el trafico de influencias entre empresarios y funcionarios es menos notorio, dado que todo es del estado, y privatizarlo seria castigado por los ideales comunistas.

Sin embargo, el comunismo a principio de los años 20 sento las bases de la democracia en rusia y en los demas paises, dado que se respetaba los derechos basicos al obrero, todo sus derechos, sin duda Eslovaquia ignora ciertas cosas del comunismo, y no especifica cuanto grado de comunismo en una nacion se puede criminalizar.

Todo comunismo es posible, siempre que se den las garantias democraticas para controlar al poder, todo esto se puede definir en una doctrina mucho mas moderna, aunque la gente solo vea el comunismo de Stalin y de los campos de trabajo que provocaban muertes.

El problema es que luego cae todo en papel mojado, y nadie lo cumple, por lo tanto la doctrina ya no tiene tanto que ver.
« Última modificación: 6 Enero 2021, 00:26 am por FreeCellnet » En línea

Páginas: [1] Ir Arriba Respuesta Imprimir 

Ir a:  

Mensajes similares
Asunto Iniciado por Respuestas Vistas Último mensaje
Por qué no gusta el comunismo? « 1 2 ... 12 13 »
Foro Libre
Bundor 124 15,279 Último mensaje 21 Marzo 2015, 02:18 am
por solrac666
Comunismo y capitalismo: mitos, realidad y futuro
Foro Libre
El_Andaluz 2 1,033 Último mensaje 12 Junio 2016, 13:14 pm
por Machacador
Un Golpe al Comunismo « 1 2 ... 6 7 »
Foro Libre
Diesan Romero 60 9,612 Último mensaje 8 Noviembre 2016, 01:37 am
por MCKSys Argentina
El debate TVE 1/11/16. Debate sobre cuba « 1 2 3 »
Foro Libre
El_Andaluz 28 5,852 Último mensaje 4 Enero 2017, 23:22 pm
por Slava_TZD
¿Más gigas para navegar y subidas de precio? En Eslovaquia ofrecen datos ...
Noticias
wolfbcn 1 643 Último mensaje 4 Marzo 2017, 02:35 am
por Serapis
WAP2 - Aviso Legal - Powered by SMF 1.1.21 | SMF © 2006-2008, Simple Machines